BinauraMonlex lleva la ciberseguridad y la protección de datos a los Graduados Sociales

  • El Colegio Oficial de este colectivo profesional, con su presidenta Emilia Goyanes al frente, acogió la conferencia sobre cómo actúan los hackers y qué consecuencias puede tener un ataque en pequeñas y medianas empresas
  • ¾ partes de los ciberataques tienen a las pymes como objetivo. Casi la mitad de ellas paga rescate por recuperar sus datos tras un secuestro con ransomware
Emilia Goyanes, Xavier Ferretjans y Abraham Parrona, en el Colegio Oficial de Graduados Sociales

Emilia Goyanes, Xavier Ferretjans y Abraham Parrona, en el Colegio Oficial de Graduados Sociales

Quien más quien menos ya ha asimilado que el cibercrimen ha dejado de ser un concepto difuso para aceptarse como una realidad que, cada vez más, provoca pérdidas económicas y daños a la imagen de personas y empresas. Su impacto (tanto en formas de ataque como en consecuencias) no sólo crece exponencialmente, sino que va a seguir aumentando a medida que estemos más conectados. Probablemente el riesgo cero no exista, pero quedarse de brazos cruzados no es una opción…

Esa es la breve introducción con la que BinauraMonlex se acaba de presentar ante los Graduados Sociales, con una charla coorganizada por la Fundación y el Colegio Oficial de estos profesionales y en la que su presidenta, Emilia Goyanes, actuó de anfitriona. Nuestro responsable de nuevas tecnologías y seguridad de la información ayudó a los Graduados Sociales asistentes a conocer la evolución de las agresiones tecnológicas más relevantes: desde los virus de los años 70 del siglo pasado (cuando Internet aún no se había desarrollado y lo más parecido a la red era la primigenia Arpanet) hasta los primeros hackers de los 90 obsesionados más por exhibir sus capacidades que por dañar realmente un sistema, los gusanos y troyanos de principios del siglo XXI seguidos de los malware lucrativos y, desde 2015, los ya famosos ransomware que van a seguir dando muchos dolores de cabeza. El equivalente a lo ‘robado’ por este método en todo el mundo durante 2016 fue de mil millones de dólares.

Xavier Ferretjans explicó que “los expertos calculan que al menos en los próximos años son precisamente estos malintencionados programas informáticos los que habrá que seguir combatiendo desde varios frentes, ya que han demostrado ser muy eficaces a la hora de conseguir dinero secuestrando información”. Lo que es innegable, aseguró Ferretjans, es que “los secuestros informáticos hacen estragos, sobre todo por el desconocimiento de los destinatarios del ataque, las brechas de seguridad en las empresas y la falta de una auténtica cultura de la prevención en las organizaciones”. Dicho de otra forma, falta mucha formación, ya que “aunque en el mercado hay ya un antivirus bastante eficaz para detectar el sansomware (y no siempre puede hacerlo), permitiendo volver a la situación previa a la infección que encripta y secuestra nuestros datos, hay colectivos (tanto particulares, como autónomos y Pymes) que se creen que no son interesantes para los ciberdelincuentes y no se preparan para combatirlos”.

Grave error. Esa confianza, fruto del desconocimiento en el mejor de los casos, provoca que el 71% de los ciberataques -nada menos que ¾ partes de los que se producen- tienen como objetivo a pequeñas y medianas empresas. Casi la mitad de ellas, en el caso de ransomware, pagan el rescate. En opinión de Ferretjans “que se ataque solo a las grandes corporaciones es un mito, en realidad se busca a otras más modestas, menos preparadas y con menos inversión en ciberseguridad y prevención”.

Tanto el responsable de nuevas tecnologías y seguridad de la información de BinauraMonlex como el de desarrollo de negocio, Abraham Parrona, recordaron a los Graduados Sociales que su colectivo profesional es uno de los que más información sensible maneja, al disponer de datos y autorizaciones oficiales que deben preservarse en la más absoluta confidencialidad. Por ese motivo, desde la consultora jurídico tecnológica se les recomendó “prestar especial atención tanto a la seguridad con la que van a proteger sus dispositivos como al nuevo reglamento europeo de protección de datos “. Precisamente la normativa, de obligado cumplimiento a partir del año que viene, está muy enfocada a la ciberseguridad y no solo va a provocar un cambio de chip en cuanto a prevención y gestión de la información de clientes que manejamos, sino que por primera vez va a aplicar sanciones muy importantes por incumplir sus disposiciones.

Si te ha gustado este contenido, compártelo en tus redes sociales. ¡Ayúdanos a generar cibercultura!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *